lavar férulas ortodoncia invisible

¿Cómo lavar tus férulas de ortodoncia invisible?

La ortodoncia es un tratamiento específico que permite alinear los dientes y presumir de sonrisa, a la par que elimina todos los problemas de salud asociados a la maloclusión.  Si eres de aquellos que desean corregir su dentadura sin tener que lidiar con las molestias estéticas del tratamiento convencional, existe la ortodoncia invisible, con férulas transparentes que se pueden retirar durante las comidas o para el aseo bucal. Precisamente por ello, es menester que sepas cómo limpiar los alineadores para conseguir que la higiene dental sea completa.

A menudo, los usuarios de ortodoncia invisible en Móstoles, Fuenlabrada y Alcorcón nos preguntan cómo deben lavar sus férulas. En la clínica siempre respondemos que el proceso es muy sencillo: limpia con un cepillo de dientes suave los alineadores, tanto por dentro como por fuera. No emplees pasta de diente, pues dañará la superficie. Solo necesitarás agua templada, tirando a fría, y jabón neutro.

Lo ideal es que utilices un cepillo diferente al que empleas en el aseo dental y que prestes atención a aquellos espacios pequeños en los que se acumule saliva y, por tanto, puedan convertirse en un foco de bacterias.

Debes realizar esta tarea todos los días. Porque mantener las férulas limpias es indispensable para la higiene bucal. La acumulación de placa y suciedad en los alineadores complicará el tratamiento; además, provocará otros problemas dentales que requerirán de una nueva intervención odontológica.

Además de esta limpieza diaria, una vez a la semana tendrás que lavarlas en profundidad. Para ello, utiliza las pastillas que se suelen emplear para limpiar prótesis postizas. Podrás encontrarlas en cualquier establecimiento que venda productos de higiene. Ya en casa, llena un vaso con agua templada y echa una pastilla. Cuando esta se haya disuelto, sumerge en esa agua los alineadores y déjalos allí unos diez o quince minutos. Después, enjuágalos bien antes de volver a ponértelos.

Y recuerda, el hecho de que las férulas de ortodoncia invisible se cambien cada quince días no es excusa para no lavarlas correctamente.

¿Tienes alguna duda? Habla con nuestros expertos en ortodoncia invisible en Móstoles, Fuenlabrada y Alcorcón.

 

 

Search

+